La frase hecha ideal para esos momentos en los que se hace algo importante pero que ya no cuenta porque está fuera de tiempo es el célebre A buenas horas, mangas verdes. Si estabas esperando a tu novio en el aeropuerto y este llega cuando el avión ya ha despegado, has de gritarle mal humorada ¡A buenas horas, mangas verdes! y seguramente te quedarás más a gusto que con el típico «llegas muy tarde», «llegas con mucho retraso» o mucho más explícito «hemos perdido el avión por tu culpa».

 

Vamos a ver unas situaciones que te permitirán entender cómo funciona y su contexto:

 

Cuando llegó el veterinario el perro había muerto hacía más de 5 horas y por eso Carmen le asestó nada más entrar por la puerta un dolido «a buenas horas, mangas verdes«.

 

A buenas horas mangas verdes me gritaron mis amigos cuando compré los billetes de tren justo cuando estaba saliendo de la estación.

 

Sinónimos y variantes parecidas

 

Existen expresiones sinónimas a nuestra frase hecha estrella. Veamos unas cuantas.

a) Una de ellas es la locución adverbial a buena hora.

Mira qué solazo tenemos y llegas ahora con un paraguas. A buena hora.

b) Completamente equivalente está la forma en plural de la anterior locución a buenas horas.

Acabas de perdirme que me case contigo y te lo agradezco, pero la verdad es que la semana pasada me casé con Alejandro. A buenas horas.

c) Tenemos también el tarde mal y nunca, otra locución adverbial usada de un modo parecido pero puede que tenga una carga de acritud mayor.

Llegas otra vez con retraso. Tú como siempre, tarde, mal y nunca.

d) Ya es demasiado tarde es una fácil fórmula que expresa la misma idea.

Ya es demasiado tarde. El invierno se ha terminado y tendrás que esperar al año que viene para hacer esquí de fondo.

 

Origen de la expresión a buenas horas mangas verdes





policia medieval los mangas verdes

Un «mangas verdes»

Esta frase hecha hace referencia claramente a la guardia que mantenía el orden en los tiempos de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando conicida como los «mangas verdes» por llevar un uniforme con mangas de este color. Tenían la mala fama de ser algo lentos a la hora de aparecer cuando se les necesitaba. Las víctimas de los asaltantes de turno les recibian siempre con un ¡A buenas horas, mangas verdes!

 

Formas de contra atacar

 

Si eres de los que piensa que lo importante es hacer las cosas aunque sea fuera de plazo, de cumplir con el cometido que se te asignó a pesar de que la fecha caducara hace tiempo, el antídoto o respuesta más indicada para los que te echan en cara que eres un tardón, has de decir el siguiente dicho:

Nunca es tarde si la dicha es buena.

Completamente equivalente es este otro dicho:

Más vale tarde que nunca.